Cosas que NO… (III) – Los baños de chica sin colgador

El finde estuve en un centro comercial. El motivo no viene al caso, hoy hablamos de otra cosa. Tuve necesidades fisiológicas, localicé un baño…

Hasta ahí perfecto. Bien señalizados, grandes “aparentemente”, limpios, más de 5 cabinas…

Pero era una trampa. Para que me confiara…

Allí que entro yo con mi bolso, una bolsa de compras y el abrigo puesto.

Entro es un decir, es más correcto decir que adopté postura cual pieza de tetris que se precie pues el espacio es justo para que la puerta abra sin dar a la taza. Por milímetros. Oyes, que ni el de bricomanía lo ajusta tanto.

Y busco… Sin resultado. ¡No hay colgador!

Bueno, que no cunda el pánico. Coloco la bolsa de las compras en el suelo, encima encajo el bolso. Se tambalea, mierda, si es que a mí ni de pequeña me gustaba jugar al tozudo que yo era más de CinExin, por eso voy tanto al cine ahora… Eso otro día que me pierdo con mis asociaciones.

Vale, ahora ¿qué hago con el abrigo? Me lo quito, valoro dejarlo encima de la pila improvisada de bolso-bolsa. Ni de coña, mis habilidades no son tan buenas, se caerá al suelo, y asumámoslo, es un baño público. Eso está puerco sí o sí. Ahí no lo suelto. Me lo pongo de nuevo.

Bueno, pues nada, se hace pipí con él, no es para tanto. Intentas ni rozar mínimamente la taza con ningún centímetro de piel… Y a la vez no tirar la pila que tanto ha costado construir. Y en eso estás hiper concentrada cuando…

La capucha. Se baja y se me queda en la cabeza. Mierda. Parezco un esquimal. Ains.

Y ya si en el proceso de evacuar sin tocar nada, ni tirar nada, además tienes que estar pendiente de que no te abra nadie la puerta porque esté jodida la cerradura… ¡es mucho más entretenido dónde va a parar! Por que claro, la gente ese arduo proceso de llamar, esperar a ver si te contestan y pasar sólo si no oyes nada… Como que no va con ellos. A la próxima que me abra la puerta de golpe le grito, se va a llevar un susto que se va a cagar (si quiere literalmente, no hay mejor sitio)… que he estado ensayando. 😉

Joder, señor arquitecto o quien sea el encargado que diseña los baños públicos, ¿tanto cuesta poner una perchita? Un colgador de nada. O en su defecto, si no quieren gastarse el dinero, hagan los tiradores de la puerta una pizca más grandes y servirían igual.

En serio, es una cosa necesaria. Al menos para las chicas. Bueno para mí seguro.

Que digo yo, ¿para qué tanto espacio para los lavabos? Si la gente en general es muy “así” y no se lava las manos, sólo se mira al espejo a retocarse. Con las manos sucias. Y se pira. A comer probablemente.

Ale, ya me he desahogado.

Anuncios

Acerca de Psycoloca

Aleatoriamente Paralela! Ver todas las entradas de Psycoloca

3 responses to “Cosas que NO… (III) – Los baños de chica sin colgador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: