Teleoperadores, encuestas telefónicas y demás…

No me gustan los teleoperadores. Pobres, tienen un trabajo horrible y muy aburrido, si yo lo sé. Pero es ese tonillo lo que me mata… – Hola, soy nosequién de la empresa megaguay, esta el señor/a X por favoooor – No puedo, me da yuyu. Y encima a veces te dicen que te graban para verificar la calidad del servicio… Que no me llamen, ¡¡sería 100% de calidad para mí!! En fin. Lo mejor es hacer algo similar a esto. O como yo a veces, poner vocecilla y decir que mis papás no están en casa, pero eso sólo alarga la agonía.

Primero están las empresas que te llaman a horas intempestivas, que yo comprendo que allí donde estén, que seguro, pero seguro que están mogollón de lejos, las tres de la tarde será una hora genial para hablar por teléfono, pero aquí ¡¡tenemos la siesta!! Si de España sólo se conocen paella, toros y siesta… Ni eso. Ya ni los estereotipos nos quedan, dónde vamos a llegar así.

Después están los que llaman con número oculto. A uno de estos ya le dije hace poco que como volviera a llamarme ocultando el número lo iba a denunciar, que es ilegal. No pensaba hacerlo de verdad, pero cuando me pongo muy seria soy creíble. Qué pereza, imagínate… Pero eso él no lo sabía. Y es ilegal. Y no han vuelto a llamar con número oculto.

Después están los números mega raros que llaman sin parar, y cuando descuelgas sólo tienes un tono que parece que te van a dar a elegir entre la pastilla azul o la roja… Pero no. Es sólo un boot. Lo mejor ahí es memorizar el número en el teléfono, seguido de -no coger. Y obviamente no cogerlo cuando llamen. Es lo más eficaz, porque registran patrones de cuándo se coge el teléfono en cada casa, para ver cuándo hay gente. Tras un par de semanas de que llamen y llamen sin parar, se acabó, nunca más. Pero hay que resistir la tentación de descolgar. A veces el timbre del teléfono es un sonido odioso…

Luego tenemos a los que te llaman de una empresa, pero sin decirte qué empresa es… Creo que a estos les pagan por tiempo conseguido, como en los videojuegos. Precisamente mientras escribía el post me ha llamado el muchacho (¿Oswaldo?) que lleva semanas llamando a casa preguntando por mi padre… A mí al principio me la coló, he de reconocerlo, pero fue porque como sólo dijo el nombre y preguntó por mi padre con nombre (sin el señor tal, o el encargado de…) pues pensé que era uno de los obreros de la azotea… Le acabo de decir que ya le hemos dicho como cinco veces que no nos interesa su oferta, que muchas gracias. Que como vuelva a llamar, le pongo una reclamación en su empresa. Para estos faroles (o no vete a saber, depende de lo que te aburras y el tiempo que quieras perder) es importante quedarte bien con el nombre (y la empresa obvio, que esta vez se la he sacado) y repetírselo para que se entere que lo sabes. Espero que funcione.

Y por último están los pobres súper educados, que te llaman, te preguntan, les dices que gracias que no te interesa, y te piden disculpas y te cuelgan. Los otros son carroña del tipo que vende ADSL a ancinanitas…

Y ahora tenemos a los encuestadores. Estos me dan mucha lástima. A estos siempre les contesto, aunque sea una estupidez de encuesta o super larga, no puedo resistirme, son como cachorritos para mí… Y es que el post de hoy viene a que me han vuelto a llamar de una encuesta sobre canciones de radio. Por tercera vez. Empiezo a pensar que soy el 50% de la población de la encuesta. La primera fue un horror, como media hora o más. La segunda, un chico muy agradable, como unos veinte minutos. La de hoy diez. La pobre chica hasta lo ha cronometrado. Tenía que contestar si reconocía la canción (puede parece fácil, pero mi oído musical es nulo), de 1-5 cuánto me gustaba y si estaba harta de escucharla por la radio. Bueno, siempre son muy educados los pobres. Pero de verdad espero que no me llamen para lo mismo otra vez… Que me cambien las preguntas, o que me llamen los directivos para regalarme unas entradas a un concierto tampoco estaría mal. Oye yo lanzo ideas, si alguien las recoge eso que me llevo… ;p

Hasta aquí llegamos hoy, porque en lo que va de post el ordenador se me ha petado cinco veces, se va a hacer papilla… La gráfica que se me pone psicodélica con el calor. Otro día cuento la de la cartera que me pide el DNI para recoger un certificado o el del cartero de dos metros enooorme asustado por mi chiguagua de dos kilos… Verídico. Nunca miento. Bueno sí, pero en esto no. O sí, esperad a que cuenta la historia y juzgad vosotros.

Anuncios

Acerca de Psycoloca

Aleatoriamente Paralela! Ver todas las entradas de Psycoloca

3 responses to “Teleoperadores, encuestas telefónicas y demás…

  • mageles

    xDDDDDD

    Buenísimo! No sabría con qué parte del post quedarme….

    Yo también odio las llamadas para venderte algo aunque ahora (cruzo los dedos) hace mucho que no me llaman).

  • PiRRa

    Yo no tengo problema con los teleoperadores, siempre me preguntan por mis padres, sin necesidad de tener que poner ningún tono especial de voz xDDD cuando pregunten por mi cuando tenga “mi propia casa y servicios” no sé que van a pensar jajaja…

    Te has olvidado de los que te preguntan a qué hora va a estar la persona por la que preguntan pero luego llaman al día siguiente a la misma hora xDDD y así hasta que se aburren.

    Genial post, espero la historia del chiguagua ¿como se llama? ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: